Autobús viaje largo nocturno

Consejos para viajes largos en autobús

Siempre que pensamos en nuestras vacaciones se nos viene a la cabeza eso que tantísimo nos gusta hacer: viajar. Nos encanta ver mundo, conocer gente y lugares nuevos, realizar actividades que nos saquen de nuestra rutina diaria y vivir experiencias jamás vividas. Sin embargo, con el solo hecho de pensar en realizar un viaje largo en cualquier transporte nos quita las ganas de salir de casa. Por eso, os traemos unos consejos para viajes largos en autobús.

Si es posible, elegir un buen asiento

Con la llegada de las nuevas tecnologías cada vez es más fácil viajar o alquilar un autobús para realizar ese viaje soñado. Sea cual sea tu caso, te recomendamos elegir el asiento previamente a realizar el viaje. Esta preferencia es muy personal, sin duda. Hay personas que se marean en el fondo del autobús y prefieren ir delante, otros prefieren la ventanilla y otros, en cambio, les gusta estar ene l pasillo para poder levantarse cuando quieran y no molestar a su compañero de asiento. Sea cual sea tu preferencia, no te cortes y pídele a tus compañeros de viaje que te dejen un hueco en un sitio cómodo para ti ya que puede ser la clave de un viaje tranquilo y placentero.

Lleva ropa cómoda

Si pensamos detenidamente en lo que supone realizar un viaje largo nos daremos cuenta de que la cantidad de cambios que podemos experimentar en tan solo unas horas. Seguramente tengas que andar, correr y esperar en más de una ocasión. Por eso, es imprescindible que llevemos con nosotros ropa y calzado cómodo. Olvídate de esas prendas o zapatos apretados y de complementos como pulseras, horquillas o gomas que te estiren o te hagan rozaduras.

Otra de las claves de la ropa es llevar distintas capas que sean fáciles de quitar y poner. Como hemos dicho, durante el trayecto se pueden experimentar muchos cambios, entre ellos ambientales o climáticos. Puede que en la ciudad de origen el tiempo sea cálido y maravilloso pero a medida que avanzamos podemos encontrarnos lluvias o temperaturas más bajas. Además, seguramente el autobús cuente con un sistema de aire acondicionado pero los pasajeros son muchos y todos tenemos nuestras propias preferencias. Por eso, para evitar un malestar general lo mejor es llevar diferentes capas que podamos ponernos o quitarnos para poder estar cómodos durante todo el viaje.

¿Por qué no viajar de noche?

Algunas personas son capaces de dormir en cualquier rinconcito y cualquier circunstancia. Si eres de estos, lo mejor es que te eches una cabezada durante el trayecto, así se pasará más rápido y no acabarás el viaje tan cansado. Sin embargo, otras personas son incapaces de dormirse en un viaje en autobús. Si eres de estos y el viaje que vas a realizar es realmente largo, ¿por qué no viajar de noche? Así, será más fácil conciliar el sueño. Si te animas con la idea, te recomendamos llevar accesorios que te ayuden a estar más cómodo como un cojín hinchable. Y si eres de los duros de roer y ni aún viajando de noche eres capaz de conciliar el sueño, puedes recurrir a alguna pastilla que te ayude. Sin embargo, ten cuidado porque puede que el efecto te dure más de lo esperado.

¡No te aburras!

Ya sea un viaje diurno o nocturno, no puede faltar en tu maleta de mano un buen entretenimiento. Una consola, el reproductor de música, unas cartas, un libro... lo que más te guste. De hecho, puedes aprovechar para invertir ese tiempo en ese hobby que tanto te gusta como dibujar o aprovechar las vistas para hacer fotografías espectaculares. A veces, viajar en compañía puede ser realmente placentero. Puedes aprovechar para ponerte al día con tu acompañante. Además, viajar acompañado puede darte mayor seguridad y comodidad.

Que no se te olvide lo imprescindible

Antes de preparar el equipaje piensa en todo aquello que vas a necesitar. Un pequeño neceser de viaje con productos básicos de higiene, algo de comida y, por supuesto, bebida. Es importante hidratarse bien durante un largo viaje. Cualquier cosa que haga de tu transporte algo más cómodo es bienvenido. Por último, recuerda estirar las piernas de vez en cuando para no caer en lesiones o molestias y ¡disfruta! Piensa en todas las experiencias que te esperan al final de largo trayecto.