Mejor ruta para recoger moras

Mejores rutas para recoger moras. ¡Ponte morado!

Estamos a mediados de septiembre y ya vemos el verano muy muy lejos. El sol se esconde cada vez antes, los días son más cortos y empieza a refrescar. Sin embargo, septiembre también trae cosas muy buenas y realmente ricas. Por ejemplo, la oportunidad de recoger moras. Puede que alguna vez hayas pensado en realizar una excursión diferente. Si quieres probar cosas nuevas y, además, llevarte los bolsillos llenos de nuevos sabores y olores, esta es tu oportunidad. ¿Te apuntas?

Septiembre y octubre son meses perfectos para disfrutar de la naturaleza y llenar la cesta de estos moras o zarzamoras ya que es cuando alcanzan su punto álgido de maduración adquiriendo así un sabor intenso y lleno de matices ácidos. Es en este momento cuando adquieren un color negro brillante e intenso. Pero, ¿dónde podemos encontrar estos deliciosos frutos? Hay diferentes zonas en las que crecen frutas del bosque. Sobretodo, en la parte norte de la península debido al clima como Galicia o el País Vasco. Sin embargo, las rutas para coger moras más famosas están en la capital de España, en la Sierra de Madrid.

Navacerrada ruta para recoger moras

Descubriendo Navacerrada

Sin duda, creemos que no puede haber un plan mejor que un largo paseo en familia rodeado de naturaleza, disfrutando de la brisa y llenado los bolsillos y la barriga de frutos deliciosos. Uno de los mejores destinos para llevar a cabo este plan es Navacerrada, un municipio español situada a 1200 metros de altitud y que está ubicada en la ladera sur de la sierra de Guadarrama. Además de ser un pueblo precioso situado sobre un embalse y junto a la entrada al valle de la Barranca es un sitio perfecto para realizar actividades de montaña.

Este valle es ideal para recoger moras silvestres ya que está repleto de estas frutas y, además, es realmente accesible para los más pequeños. Es una ruta no muy larga y bastante llana en la que los niños podrán jugar, correr y recoger tantas moras como les quepan en las mochilas. Además, es fácil de llegar hasta allí ya sea en coche o, si se anima toda la familia, podéis alquilar un autobús y llegar hasta el valle de forma rápida y segura.

Además, no necesitamos ningún tipo de material específico para realizar esta actividad. Aunque, si os recomendamos llevar unos guantes aunque sean finos para no haceros daño con las zarzas, algo para apartar o cortar las moras de las ramas llenas de pinchos y una bolsa o recipiente donde ir guardando todas las moras recolectadas. ¡Eso sí! Cuidado con las manchas de mora ya que son realmente difíciles de quitar. Es mejor llevar ropa vieja que no nos preocupe romper o manchar.

Y después de recogerlas...

Pues una vez hayamos recogido tantas moras como nos quepan en nuestras bolsas o recipientes, es hora de llevarlas a casa y conservarlas en el frigorífico colocándolas en un recipiente rígido para que no se aplasten y hagamos mermelada antes de tiempo. Y para que no se resequen lo mejor es taparlos con un paño o trapo.

Y ahora viene la mejor parte, ¡a comer! Puedes comerlas tal cual una vez las laves bien pero también puedes acompañarlas con yogur natural, leche, cereales... Pero, lo que realmente merece la pena es preparar una mermelada casera de moras silvestres llena de sabor y matices deliciosos. Una vez preparada la mermelada puedes usarla para cocinar postres y bizcochos o para desayunar por las mañanas con una buena tostada de pan. Y, si eres todo un cocinillas, te recomendamos echarlo un ojo a recetas de licores, zumos, siropes o salsas de mora.

Así que, si no tienes planes para este fin de semana o te apetece probar algo nuevo con tu familia y amigos, ¿por que no probar con una excursión por caminos rurales donde poder disfrutar de la naturaleza y de sus diferentes sabores? ¡Anímate y cuéntanos tu experiencia!