Recorre el Camino de Santiago en autobús desde Sevilla

¿Buscas aventura? ¿Magia? ¿inquietud espiritual? Para recorrer El Camino de Santiago en autobús hay que admirar en la vida ciertas cosas que no están a la vista de los ojos. Cada año miles de peregrinos realizan esta peregrinación. Santiago de Compostela, destino final, ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sentir la naturaleza, el compañerismo, la más auténtica convivencia, el camino o la espiritualidad es alguna de las experiencias que más buscan los jóvenes hoy en día.

En este post queremos presentaros las ventajas de ir a este lugar sagrado con Autocares J. Marín y como sería el trayecto desde nuestra emblemática Sevilla.

La Ruta de la Plata

Se conoce a la Ruta de la Plata como la antigua calzada milenaria que une Mérida con Sevilla. Desde antaño esta ruta fue utilizada por peregrinos que viajaban desde el sur y centro de la península ibérica hasta Santiago de Compostela. Todo el camino está visiblemente señalizado con flechas amarillas. Estas son perfectamente reconocibles y resaltan con claridad en el paisaje con el fin de guiar a los peregrinos en su camino. Esta vía es impresionante, conformando un recorrido de prácticamente 1.000 kilómetros. Otra alternativa para llegar al destino es alcanzando Astorga donde enlaza con el Camino Francés.

El peregrino disfruta de la belleza de esta experiencia pisando por la pulidas piedras de la calzada, que dan nombre a esta ruta. La evolución del término árabe B´lata significa Camino empedrado, en una clara referencia a la Calzada Romana.

Etapas del Camino de Santiago

Estas rutas de peregrinación con destino catedral de Santiago son patrimonio cultural. De las más bonita, sin duda, la Ruta de la Plata, 963 km donde distinguimos 38 etapas. La Vía de la Plata ofrece dos opciones para llegar a Santiago de Compostela:

-En Astorga, enlaza las últimas 11 etapas con el Camino Francés.

-Desde Granja de Moreruela, el peregrino puede desviarse por el Camino Sanabrés, a lo largo de 13 etapas.

Camino de santiago en autobús, camino de santiago en bus, camino de santiago y camino de santiago desde Sevilla.

 

Es en Astorga donde la Vía de la Plata se une tradicionalmente al Camino Francés para poder llegar a Galicia. En cambio, la Vía de la Plata ofrece a mayores la opción de dirigirse a Puebla de Sanabria y realizar el Camino Sanabrés.

El esplendor de estos caminos viene determinado por apacibles paisajes naturales, pueblos recónditos y cargados de encanto e historia. Para un peregrino el camino para venerar al  apóstol Santiago además de concebirlo como una realización personal es la ocasión perfecta para que disfrute de espacios tan espectaculares y culturales que nos ofrece la península ibérica. Además de la capital andaluza, transcurre por lugares declarados Patrimonio de la Humanidad, como son Mérida, Cáceres o Salamanca. Eso sin contar quien viaja a Sevilla para comenzar allí su ruta y se encuentra nuestra indescriptible catedral de Sevilla o nuestra emblemática giralda. Muchos de estos viajeros aprovechan esta estancia para visitar también la plaza de toros y el barrio de Triana.

Ventajas de recorrer El Camino de Santiago en autobús

No hay duda alguna de que el transporte estrella para realizar esta ruta es el autobús. Es el servicio preferido para asociaciones de amigos, grupos escolares, hermandades, comunidad de vecinos etc. De esta manera no debes preocuparte por buscar transporte en ninguno de los puntos del recorrido ni de vuelta. 100% a tu disponibilidad en todo momento del trayecto.

Además el Camino de Santiago en bus forma parte de la misma experiencia de peregrinación. Si estás pensando hacer este viaje desde Sevilla, debes optar por realizar ciertos traslados con un autobús privado. Tradicionalmente siempre se ha hecho así, por comodidad, por experiencia, por estrechar relaciones con tu grupo y por la confianza que ofrece Autocares J. Marín.

Nuestros conductores, veteranos en estas rutas, harán las paradas en los lugares más significativos del recorrido al igual que os informarán de los entresijos del viaje. Es la mejor alternativa para no desperdiciar ni lo más mínimo de las vivencias del camino, anécdotas o consejos de viajeros habituales.

 

Hacer el Camino es una experiencia para muchos inexplicable, y que casi todos quieren repetir. Es una forma de valorar nuestro día a día y vivir un momento auténtico en torno a un lugar sagrado, lleno de devoción y sacrificio. ¡Visita obligatoria!